top of page

Abrazos de marzo

Por Genoveva Rodríguez-Castañeda


En este mes haz el reto de un abrazo diario. Puede ser con tu pareja, con tus padres, tus abuelos o con tus hijos, verás todo lo que ganan con abrazarse.


Viví en Suecia por dos años, luego de un año y medio llegué a visitar a mi familia en Guatemala. Busqué a la quiropráctica por un dolor crónico de espalda, y cómo era amiga, cuando me vio me dio un gran abrazo. Las lágrimas me empezaron a brotar, todo mi cuerpo se relajó y desarmó. Entonces me di cuenta de que llevaba un año y medio sin que nadie me tocara la piel, además de pasar siete meses en literal oscuridad.


En Latinoamérica somos mucho de besos y abrazos, de demostrar cariño físicamente y en el norte de Suecia la cultura es muy distinta. No hay nada más recíproco que un abrazo. Cuando le das un abrazo verdadero a una persona, las dos se contienen y afinan sus emociones sin palabras. Poco sabía mi amada abuelita Marina que con sus abrazos estaba alargando mi vida y dándome una herramienta de amor y salud.

¿Por qué necesitamos de abrazos? Te estarás preguntando, o ¿por qué se siente tan bien recibir un abrazo?

Hablemos un poco del sistema parasimpático y los receptores cannabinoides.

Abrazar a menudo crea una sensación de calma y relajación. Eso se debe a la oxitocina, una hormona que produce nuestro cerebro cuyo apodo es la "hormona del abrazo". La oxitocina se libera cuando las personas o las mascotas se acurrucan o se unen socialmente. Está comprobado que con sólo devolverle una mirada a tu perro le estás dando un abrazo y afinando emociones con tu mascota.

Esta liberación puede tener un efecto dominó en todo el cuerpo y se ha descubierto que hace cosas maravillosas dentro de ti. Por ejemplo, se ha comprobado que un abrazo puede reducir inflamación corporal crónica, mejora la cicatrización de las heridas, disminuye las ganas de tomar alcohol o consumir drogas o dulces, disminuye el ritmo cardíaco y el estrés y hasta puede prevenir las afecciones respiratorias.


¿Padeces de dolor?

Abrazarte o abrazar a alguien es tan poderoso que alivia los dolores crónicos. Incluso un abrazo de 20 segundos libera suficiente oxitocina para hacerte sentir mejor.



Te preguntarás, ¿cómo puede un abrazo ayudar a tu sistema inmune?

Un abrazo al día puede darte una salud de roble. En un estudio del 2014, investigadores de la Universidad Carnegie Mellon midieron el apoyo social en forma de abrazos, en más de 400 adultos sanos. Durante dos semanas, se le preguntó a los participantes sobre la cantidad de veces que experimentaron conflictos interpersonales y la cantidad de abrazos que recibieron cada día. Luego, los investigadores expusieron a los participantes a un virus del resfriado común. Lo que encontraron fue que el apoyo social percibido y los abrazos redujeron el riesgo de infección. Cuanto más se abrazaban las personas, menos probable era que se enfermaran, incluso las personas que experimentaban conflictos con frecuencia.


Así que, si quieres mantener a tus hijos sin enfermedades, abrázalos mucho.

Las farmacéuticas han hecho millones de dólares vendiendo pastillas que quitan la depresión. ¿Sabes que te da felicidad de gratis? Los abrazos. Al abrazar aumenta nuestra serotonina, un neurotransmisor conocido como la hormona del “bienestar", que es producida y distribuida por las neuronas del cerebro. La serotonina nos ayuda a sentirnos felices, tranquilos y confiados. Cuando la serotonina fluye libremente, nos sentimos bien con nosotros mismos y ocurre lo contrario cuando esta hormona está ausente. Los niveles bajos pueden causar trastornos del sueño y conducir a la obesidad. Ojo, que no estamos recomendando hacer ningún cambio a tus medicamentos, siempre debes preguntarle a tu médico que es lo adecuado para ti. Sólo te estamos dando un consejo de cómo puedes ayudarte a ti mismo a sentirte mejor.


¿Tienes noticias estresantes de doctores? ¿Tienes que aparecer ante una corte de justicia? ¿Tienes una entrevista de trabajo o una cita con tu jefe que te pone tenso?

Recibir un abrazo firme y tranquilizador antes o durante un evento estresante puede ayudarte a mantener la calma porque el abrazo eleva tus niveles de oxitocina elevados. ¿No tienes quien te dé un abrazo fuerte en esos momentos de tu vida? No te preocupes, hay una nueva técnica que está revolucionando a la psicología, que en inglés se conoce como “heavening”, en español se traduce algo así como "creando un cielo". La idea básica es que tú mismo puedes crear un sitio seguro para ti. Cinco minutos de sentarte en paz y abrazarte y tocarte las manos repitiendo afirmaciones como “sií puedo hacer esto”, o “soy amado”, “soy merecedor de este empleo” permiten que tu cerebro emita sensaciones de seguridad, se eleve tu oxitocina y te prepare para los momentos de tensión que tienes adelante.


Los abrazos también pueden mejorar tus relaciones

Instintivamente queremos abrazar a aquellos que sabemos que están sufriendo. Cuando recibes un abrazo de alguien te ama, puede brindarte un consuelo único, te puede hacer sentir seguro y mejorar tu día. En muchos sentidos, los abrazos son una forma de meditación que nos permite estar presentes en el momento, dejarnos llevar y fluir con la energía del abrazo. Es fácil olvidar lo significativo que puede ser un abrazo, pero realmente puede profundizar tu conexión con otra persona. Los abrazos transmiten, de forma no verbal, una comprensión mutua. Te cuento un poco más, en estudios que han hecho sobre la recuperación de personas después de momentos traumáticos, mucho tiene que ver si en su vida recibió amor y abrazos de una persona que lo hizo sentir seguro. Así que tu y tus brazos tienen una gran misión adelante.


Siendo madre de un niño con Autismo también debo escribir que el contacto físico no es natural y fácil para todos. Hay expresiones de cariño que para mi hijo son ásperos como una lija. Toma en cuenta que independientemente de la edad siempre hay que preguntar antes de abrazar a alguien. Respeta y trata de no ofenderte cuando la manera que abrazamos molesta a las personas que amamos, cada persona tiene distintas necesidades y tolerancias. Y ojo que estamos hablando un abrazo cariñoso, que promueve seguridad, no esos abrazos de oso, donde cuesta respirar y que busca restringir el movimiento de la otra persona.

Hay que hablar también que no todos recibimos los abrazos bien. Hay traumas que hacen que un abrazo o el contacto físico sea insoportable. Si este es tu caso, busca más información sobre la técnica de “heavening”, ya que no tiene que ser alguien más el que te abrace, puedes hacerlo tú mismo y encontrar los movimientos y palabras que a ti te hagan sentir que estás en un lugar y momento seguro.

Así que nunca subestimes el poder curativo de un abrazo. Así como hacemos ejercicio para mantenernos en forma y cuidamos lo que comemos para mantenernos saludables, debemos hacer el esfuerzo de mantenernos conectados con las personas importantes en nuestras vidas.

Recuerda marzo es el mes del abrazo, marca en tu calendario cuantos días en marzo abrazaste a un ser querido o quizá practicaste el auto abrazo, para mantener un pedazo de cielo en tu diario vivir.















Lee los estudios que se hicieron sobre los beneficios de los abrazos aquí:

-------------------------

Basler, Annetrin Jytte. “Pilot Study Investigating the Effects of Ayurvedic Abhyanga Massage on Subjective Stress Experience.” The Journal of Alternative and Complementary Medicine, vol. 17, no. 5, 2011, pp. 435–440., doi:10.1089/acm.2010.0281.


Browne, Hilary P., et al. “Transmission of the Gut Microbiota: Spreading of Health.” Nature Reviews Microbiology, vol. 15, no. 9, 2017, pp. 531–543., doi:10.1038/nrmicro.2017.50.·

Cohen, Sheldon et al. “Does hugging provide stress-buffering social support? A study of susceptibility to upper respiratory infection and illness.” Psychological science vol. 26,2 (2015): 135-47. doi:10.1177/0956797614559284.


Field, Tiffany. “Touch for Socioemotional and Physical Well-Being: A Review.” Developmental Review, vol. 30, no. 4, 2010, pp. 367–383., doi:10.1016/j.dr.2011.01.001.


Grewen, Karen M et al. “Effects of partner support on resting oxytocin, cortisol, norepinephrine, and blood pressure before and after warm partner contact.” Psychosomatic medicine vol. 67,4 (2005): 531-8. doi:10.1097/01.psy.0000170341.88395.47.


Gurismran, Thandi. “Impact of a Single-Session of Havening.” Health Science Journal, vol. 9, no. 5, ser. 1, pp. 1–5. Academic Department of Military Mental Health, www.researchgate.net/profile/Gursimran_Thandi/publication/284023276_Impact_of_a_Single-Session_of_Havening/links/564afeec08ae127ff98776be/Impact-of-a-Single-Session-of-Havening.pdf.


Heinrichs, Markus, et al. “Social Support and Oxytocin Interact to Suppress Cortisol and Subjective Responses to Psychosocial Stress.” Biological Psychiatry, vol. 54, no. 12, 2003, pp. 1389–1398., doi:10.1016/s0006-3223(03)00465-7.


Holt-Lunstad, Julianne, et al. “Influence of a ‘Warm Touch’ Support Enhancement Intervention Among Married Couples on Ambulatory Blood Pressure, Oxytocin, Alpha Amylase, and Cortisol.” Psychosomatic Medicine, vol. 70, no. 9, 2008, pp. 976–985., doi:10.1097/psy.0b013e318187aef7.


Jandhyala, Sai Manasa. “Role of the Normal Gut Microbiota.” World Journal of Gastroenterology, vol. 21, no. 29, 2015, p. 8787., doi:10.3748/ wjg.v21.i29.8787.


Light, Kathleen C et al. “More frequent partner hugs and higher oxytocin levels are linked to lower blood pressure and heart rate in premenopausal women.” Biological psychology vol. 69,1 (2005): 5-21. doi:10.1016/j.biopsycho.2004.11.002.


Moloney, Rachel D., et al. “The Microbiome: Stress, Health, and Disease.” Mammalian Genome, vol. 25, no. 1-2, 2013, pp. 49–74., doi:10.1007/s00335-013-9488-5.


Mullen, Brian, et al. “Exploring the Safety and Therapeutic Effects of Deep Pressure Stimulation Using a Weighted Blanket.” Occupational Therapy in Mental Health, vol. 24, no. 1, June 2008, pp. 65–89., doi:10.1300/j004v24n01_05.


Mullington, J M. “Immune Function During Sleep and Sleep Deprivation.” The Neuroscience of Sleep, 2009, pp. 213–217., doi:10.1016/b978-0-12-375073-0.50034-8.


Ocklenburg, Sebastian, et al. “Hugs and Kisses – The Role of Motor Preferences and Emotional Lateralization for Hemispheric Asymmetries in Human Social Touch.” Neuroscience & Biobehavioral Reviews, vol. 95, 2018, pp. 353–360., doi:10.1016/j.neubiorev.2018.10.007.


Porges, Stephen W., and Deb Dana. Clinical Applications of the Polyvagal Theory – the Emergence of Polyvagal-Informed Therapies. W.W. Norton and Company, 2018.

15 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page