top of page

¿Por qué dejamos todo a última hora?

Por Genoveva Rodríguez-Castañeda



Si estas teniendo problemas en tus estudios o en el trabajo por no terminar las tareas, busca un momento de paz y piensa cual es la razón de que dejes todo a última hora. Hay muchas cosas que puedes terminar en un momento de gran esfuerzo y varias noches

sin dormir. Pero en general, las personas más productivas son las que hacen un poco todos los días.

Las razones por las que dejas de trabajar, o no terminas lo que empiezas, pueden ser varias. Pero muchas tienen que ver con circunstancias y emociones que exploraremos en este blog.


Te da ansiedad o miedo pensar lo que dirán tus supervisores una vez termines el trabajo.

Yo conozco bien este sentimiento. Castigada y expulsada de cinco escuelas, no aprendí mucho en la primaria y la secundaria. Recuerdo tener siete años y no poder escribir mi nombre. Recuerdo las burlas de los otros niños, mis propios hermanos y los maestros. Así con todo y todo empecé a estudiar en la universidad más difícil de mi país, una carrera científica. Perdí los exámenes de admisión. Me dieron cursos remediales, perdí el examen de los cursos remediales. Entre condicionada a la Universidad, debía ganar todas las clases con un promedio alto o me tendría que salir de allí y de la carrera de mis sueños.

Años después me graduaría con honores. Me ganaría una beca para estudiar una maestría en Estados Unidos que cambiaría mi vida. Llegaría a escribir publicaciones científicas y capítulos de libros. El secreto de poder trabajar es trabajar un poco todos los días, sin crítica, sólo producir diariamente. Luego escoger un día cada dos semanas donde editas tu trabajo, luego se lo das a alguien más para que lo revise. Esta en ti el creer en tus capacidades, el aprender de las críticas sin tomarlo personal. El que no puedas hacer esto o aquello, no te descalifica como persona. Sencillamente te ubica como alguien que sigue en el camino del aprendizaje.

No has recibido instrucciones claras de lo que se espera de ti.

Es importante recordar que todos traemos al trabajo lo que aprendimos durante la vida, incluyendo nuestros traumas pasados. Muchas veces la resistencia al trabajo no es que no puedas hacer la tarea, sino que no has tenido las instrucciones adecuadas o las expectativas lo suficientemente claras para ti.


Yo hablaba con un gran científico y amigo sobre lo complicado de un capítulo de estadística. Él me dijo que tontos eran los autores (yo creía que estos autores eran genios por haber descubierto un método estadístico). Al preguntarle el por qué decía eso, me dijo que si yo no entendía no era porque el material era difícil sino porque no estaba bien explicado. Los libros son para aprender, deben ser accesibles para que todos los que tengan interés aprendan. Fue la primera vez que consideré que mi inhabilidad no era sólo mía, también era de los supervisores que no dan instrucciones claras que yo pueda comprender y seguir.

Si te da ansiedad trabajar en algo por que no tienes las instrucciones claras, haz más preguntas a tu supervisor. Hasta que tengas una imagen clara. Tanto tu maestro o supervisor, como tú, tienen la responsabilidad del trabajo. Si estás en un ambiente en el que preguntar es incómodo, hazle saber a alguien. Ser tratado con respeto en el trabajo y explicar las expectativas que tienen sobre lo que haces es tu derecho.


Eres perfeccionista y el trabajo nunca está lo suficientemente bueno para entregar.


Tengo una amiga que se tardó cinco años en graduarse de su licenciatura. Habiendo terminado los cursos a velocidad de rayo, no se atrevía a terminar su tesis. El día que la entregó fue porque se iba del país. La tesis estaba perfecta. La maestra de corrección de estilo no tuvo nada que agregarle a la tesis. Irónicamente su carrera no fue validada en el nuevo país en el que hizo su vida. ¿Te pregunto le valió la pena ser perfeccionista? Antes de hacer juicio sobre mi amiga, considera si aspectos de esta situación te han pasado a ti.

Ojo que el perfeccionismo no es algo que se "cura", para muchos no existe otra opción. Sin embargo, si tu notas que te paraliza la idea de trabajar rápido y que el trabajo no llena tus expectativas, busca ayuda profesional. El perfeccionismo tiene mucho que ver con no poder soltar el control. Existen técnicas y ejercicios que pueden irte liberando del perfeccionismo, mejorar tus relaciones laborales y mejorar tu productividad.


Asocias lo que tienes que terminar con un mal momento emocional en tu vida y te cuesta regresar a ese momento.



Esta razón se presenta como una barrera a escribir muy grande. Lo bueno es que cuando identificas los sentimientos con tu resistencia al trabajo puedes trabajar en ello y terminar. Yo tengo un estudio que no he publicado por que al momento de hacer el trabajo, mi jefa me retiró mi pago de maternidad, cuando yo más lo necesitaba. Esto marcó el inicio del fin de mi carrera científica. A pesar de hacer mucho trabajo de campo, de pasarme horas de sol cerca del pavimento, llena de garrapatas, no he podido terminar este trabajo y publicarlo. Este es un tema para el cual la terapia te puede ayudar bastante.

Para identificar el sentimiento negativo que tienes con terminar la tarea. Lograr solucionar tus actitudes hacia esos recuerdos y esos momentos y terminar el trabajo poco a poco. Notarás que el peso que le habías puesto al momento se levantó y que puedes terminar tu trabajo.




Depresión.


Los índices de depresión en los Estados Unidos son alrededor del 20%. Aunque los latinos no somos considerados con alto nivel de depresión, este índice tiene más que ver con las formas en las que se presenta y se evalúa la depresión y la falta de estudios específicos para los latinos viviendo en Estados Unidos. Recuerda nadie encuentra lo que no se busca. Para muchos de nosotros, las dificultades emocionales que no se resuelven se convierte en depresión. Esto nos puede impedir terminar el trabajo que empezamos, ya que cuando estamos deprimidos estamos más propensos a darnos por vencidos. Hagamos una pausa aquí. Es momento de que pienses si los torbellinos de pensamientos y la falta de ganas te impiden rendir, o se te hace cuesta arriba todo. Si te sientas a trabajar y te pones a ver a la pared o a la ventana y te das cuenta de que el tiempo pasó y no te pudiste concentrar, es posible que estés pasando por una depresión y necesites apoyo de un profesional y reanudar tu productividad.

En Esperantza podemos apoyarte a cumplir tus sueños. La intención de cada uno de nuestros profesionales es apoyarte para que logres bienestar. Parte de este bienestar es vencer estos obstáculos para que, si tienes el trabajo que quieres, tengas éxito allí. Luego, si estás en un trabajo o en un momento de tu vida que no disfrutas, nuestros profesionales te apoyarán para que encuentres nuevas perspectivas y te sea más fácil encontrar soluciones a tus bloqueos de trabajo.


Si has notado en tu empresa que la productividad ha bajado, o que alguien en tu empresa de repente tiene problemas terminando sus quehaceres, recuerda que el valor de una empresa son tus empleados. Nosotros podemos ayudarte a apoyarlos. Escríbenos por Whatsapp al (206) 705-3018.


Si estas abrumado, prueba hacer tu cita completamente gratis para ser escuchado por uno de nosotros. Una vez hables te recomendaremos una solución que este hecha a la medida de tu problema


36 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page